Cargamento dañado por temperaturas en tránsito

| DRC

P: Recibimos un cargamento de hortalizas mixtas de un embarcador y solo parte del cargamento mostraba daños por congelación.  El resto del producto tuvo temperaturas adecuadas de pulpa y no presentó indicaciones de daños por congelación.  ¿Cómo puede ser posible que las temperaturas de la pulpa varíen tanto dentro del remolque?

R: Para responder a cómo pudo pasar esto, comencemos por recordarles que los remolques tienen la responsabilidad de mantener las temperaturas durante el tránsito. No tienen como intención enfriar o calentar el producto.  Las tres principales razones que se nos vienen a la mente como posibles causas de daños por congelación de solo una parte del cargamento son: a) El producto fue cargado a una temperatura superior a la que se calibró la unidad refrigerante; b) Una mala distribución de la carga bloqueando el flujo de aire o el ducto de aire; o, c) Mal aislamiento térmico del remolque o condiciones climáticas extremas.

a) El producto fue cargado a una temperatura superior a la que se calibró la unidad refrigerante

El Conocimiento de Embarque indica que las temperaturas se deben mantener a 33oF (0.6 oC). El producto se cargó con una temperatura de pulpa de 38oF (3.3oC); el punto de congelación del producto es de 30.5oF (-0.8 oC). La unidad de refrigeración se calibró a 34oF (1.1oC) en modo continuo. Cuando esto ocurre el sensor de retorno de aire va a comenzar a detectar la temperatura del producto (38oF/3.3oC) y el mensaje que transmitirá a la unidad refrigerante es que necesita bajar inmediatamente la temperatura del aire de descarga para bajar la temperatura en el remolque. Por lo tanto, el producto que esté directamente expuesto a la descarga del ducto de aire podría presentar daños por congelación pues la temperatura del aire que se descarga podría caer por debajo del punto de congelación del producto.

b) Una mala distribución de la carga bloqueando el flujo de aire o el ducto de aire

Una distribución de la carga que no permita la circulación adecuada del aire puede resultar en que el sensor de retorno de aire  lea temperaturas más altas de la temperatura a la que se ha puesto la unidad de refrigeración, transmitiendo por lo tanto el mensaje que se necesita descargar aire más frío. Normalmente un ducto de aire bloqueado resultará en temperaturas de pulpa más altas en la parte delantera del camión y temperaturas de pulpa más bajas en la parte de atrás del camión.  Esto se debe a que cuando la parte delantera del camión se comienza a calentar, la unidad de refrigeración cree que necesita descargar aire más frío y por lo tanto el producto más cercano al punto de descarga del ducto de aire se enfría.

c) Mal aislamiento térmico del remolque o condiciones climáticas extremas

Si el producto se carga muy cerca de las paredes de un remolque con mal aislamiento térmico esto podría resultar en daños  por congelación a las paletas más cercanas a los lados del remolque.  Esto puede ser el resultado de temperaturas exteriores muy frías en invierno o muy cálidas en verano. De manera similar al ejemplo previo, la unidad de refrigeración, para compensar y corregir el problema, descargará por lo general aire a temperaturas más bajas o más altas que el punto de temperatura al que se calibró la unidad.  Por ejemplo, si un camión viaja por el norte de los Estados Unidos o de Canadá en el invierno y no tiene un aislamiento térmico adecuado, hay una fuerte posibilidad que las paletas más cercanas a las paredes externas pudieran sufrir algún daño por congelación. Al revés, a pesar de un aislamiento técnico adecuado, algunas veces condiciones climáticas extremas, tales como un frío muy severo o un calor intenso, puede influenciar las temperaturas dentro del remolque.